Fernando Pessoa


FUENTE ORIGINAL

Poemas de Fernando Pessoa

fernando-pessoa-1

BIOGRAFÍA

Fernando Pessoa nació 13 de junio de 1888, en Lisboa. Su padre, Joaquim de Seabra Pessoa, era funcionario público del Ministerio de Justicia, y crítico musical del periódico Diario de Notícias. Su madre, Maria Magdalena Pinheiro Nogueira, era natural de las Azores. Fue bautizado el 21 de julio en la Iglesia de los Mártires, del Chiado. Su padre murió víctima de la tuberculosis, cuando Fernando tenía cinco años, pero otro suceso trágico marcaría la infancia del poeta, ya que su hermano Jorge falleció al año siguiente sin cumplir un año. La madre se vio obligada a subastar parte de los muebles y la familia se mudó a una casa más modesta. La madre contrajo segundas nupcias por poderes en 1895, en la Iglesia de São Mamede de Lisboa con el comandante João Miguel Rosa, cónsul de Portugal en Durban, y allí transcurrió el resto de la infancia del escritor, donde recibió una educación británica. Sus primeros textos y estudios fueron redactados en ese idioma. En 1899 ingresó en la Durban High School, fue uno de los primeros alumnos de su promoción. Su hermana Henriqueta murió a los dos años de edad.
En 1901 la familia partió a Portugal. En la capital portuguesa nació João Maria, cuarto hijo del segundo matrimonio de la madre de Fernando Pessoa. La familia viajó a la isla natal de la madre, la Isla Terceira, en las Azores.
El futuro padre de las letras portuguesas decidió permanecer en Lisboa cuando el resto de la familia se trasladó de nuevo a Durban, y regresó solo a Durban para matricularse en la Commercial School. En 1903 se presentó a las pruebas de ingreso para la Universidad del Cabo de Buena Esperanza. Terminó con éxito sus estudios en Sudáfrica tras realizar en la Universidad el Intermediate Examination in Arts. Regresó definitivamente a la capital portuguesa, solo, en 1905, para residir en la casa de su abuela Dionísia.
Pessoa seguía escribiendo poemas en inglés y en 1906 se matriculó en el curso superior de letras de la Universidad de Lisboa, que abandonó a causa de una huelga estudiantil, sin siquiera haber terminado el primer año. Es esta época entró en contacto con importantes escritores de la literatura portuguesa, en especial la obra de Cesário Verde. En Agosto de 1907 murió su abuela Dionísia, dejándole una pequeña herencia. Con ese dinero montó una modesta imprenta, que rápidamente quebró, con el nombre de Empresa Íbis — Tipografía Editora — Oficinas a Vapor. A partir de 1908 se dedicó a la traducción de correspondencia comercial, trabajo que realizará a lo largo de toda su vida.
Inició su actividad de ensayista y crítico literario con la publicación, en 1912 en la revista Águia, del artículo
Empezó a traducir y a escribir para la revista de vanguardia Orpheu (1915), Atena (dirigida por él mismo), Ruy Vaz (a partir de 1924) o Presença (en 1927). Su primer libro de poemas, y el único publicado junto con Mensagem, Antinous, apareció en inglés en 1918. Su primera obra en portugués, el poema patriótico Mensagem, única que publicó en vida, no apareció hasta 1933.
Murió el 30 de noviembre de 1935, en el Hospital de São Luís dos Franceses, en Lisboa.

Fernando Pessoa fue, junto con Sá Carneiro, uno de los introductores en su país de los movimientos de vanguardia en Portugal. Aunque en vida tuvo cierta relación con los círculos literarios, a través de las revistas de la época, su obra no fu publicada hasta después de su muerte, a excepción de Mensagem. Además de su poesía su anotaciones publicadas con el título de Libro del desasosiego, son parte de una obra que ha devenido fundamental para el siglo veinte y que se ha desvelado de una profunda modernidad. La creación de los heterónimos marcó a partir de 1914 su obra. Los heterónimos fueron diversas personalidades que acuñó el poeta, no pseudónimos, sino auténticas personalidades creativas distintas de las cuales las más destacadas fueron: Ricardo Reis, Álvaro de Campos y Alberto Caeiro, para quienes inventó estilos literarios propios. Frente a la espontaneidad expresiva y sensual de Caeiro, Ricardo Reis trabajaba minuciosamente la sintaxis y el léxico, inspirándose en los arcadistas del siglo XVIII. Álvaro de Campos evolucionó desde una estética próxima a la de Whitman hasta unas preocupaciones metafísicas en la tarea de explicar la vida desde una perspectiva racional.
Pessoa también tuvo un enorme interés por el ocultismo y el misticismo, especialmente por la masonería y los Rosacruces, fue admirador de la obra del excéntrico ocultista inglés Aleister Crowley, y su faceta mística se materializó en su defensa del Sebastianismo. Don Sebastián reinó desde 1557 hasta 1578 en Portugal, su carácter místico lo llevó a intentar la conquista de Marruecos y para ello realizó dos expediciones, murió derrotado en Alcazarquivir, aunque no se encontró su cadáver, lo que alimentó la creencia en esta especie de leyenda-profecía que se llamó el Sebastianismo, y que apareció ante la dominación española cuando Felipe II accedió al trono de Portugal, en ese entonces empezó a rumorearse que el rey no había muerto y que regresaría para salvar a su país. Pessoa fue el último gran sebastianista y el más singular de ellos.

Pessoa joven

La obra de Fernando Pessoa (1888-1935) representa todo un enigma para lectores, críticos y estudiosos. A lo largo de su corta existencia, que se vio truncada por problemas hepáticos irreversibles, escribió un sinfín de textos de los cuales, aún hoy, muchos permanecen inéditos. Parapetado tras la máscara de numerosos heterónimos (Bernardo Soares, Ricardo Reis o Álvaro de Campos son los más conocidos), llegó a evaluar públicamente sus propias creaciones a través de la identidad de carne y hueso que otorgó a sus diferentes álter egos, retomando con especial maestría el recurso estilístico (y existencial) del Doppelgänger. Pessoa explicaba que, en sus escritos, él subsiste “nulo en el fondo de toda la expresión, como un polvo indisoluble en el fondo del vaso donde se ha bebido agua”, a medio camino entre dos extremos: “ante el vasto cielo estrellado y el enigma de muchas almas, la noche del abismo incógnito y el caos de no comprender nada”.

Soy dos, y ambos mantienen la distancia –hermanos siameses que no están unidos.

Aunque Pessoa transitó las veredas de múltiples géneros literarios (desde la poesía hasta el ensayo), en el conjunto de su obra cobra especial importancia el Libro del desasosiego, redactado a lo largo de más de dos decenios. Como en muy pocos autores, en Pessoa asistimos al encabalgamiento entre dos formas de escribir tan distintas como representativas de dos épocas diversas, pero hermanadas: el clasicismo heredado de los siglos XVII a XIX, por un lado, y la necesidad de hacer frente –desde el ejercicio de la escritura– a las vicisitudes propias de cada período histórico, por otro, característica de la literatura del siglo XX. El propio autor expuso su canon estilístico: “decir lo que se siente exactamente como se siente –con claridad, si es claro; oscuramente, si es oscuro; confusamente, si es confuso–; comprender que la gramática es un instrumento, no una ley”.

A quien, como yo, así, viviendo, no sabe tener vida, ¿qué le queda sino, como a mis escasos pares, la renuncia por modo y la contemplación por destino?

Pessoa

El Libro del desasosiego, escrito bajo el heterónimo de Bernardo Soares, es sin duda una de las cumbres literario-filosóficas de los últimos cien años. En él se ponen en liza todas las fuerzas presentes en el yo del escritor, que de algún modo representa a cualquier ser humano (“Y pienso si mi voz, aparentemente tan poca cosa, no encarna la sustancia de millares de voces”), encarando abiertamente la tarea de poner orden en su intimidad, a sabiendas de lo improductivo de tal afán. Pero, como leemos en sus primeras páginas, “el espíritu humano tiende naturalmente a criticar porque siente, y no porque piensa”.

“La Decadencia es la pérdida total de la inconsciencia; porque la inconsciencia es el fundamento de la vida”.

Una de las intuiciones que más estragos causa en los lectores de Pessoa es la que, a través de su capacidad para describir la vida humana como “una venta donde tengo que esperar hasta que llegue la diligencia del abismo”, pone de manifiesto la huera banalidad de la existencia. Aunque esta desazón no provocaría mayor reacción si no fuera porque Pessoa admite como necesario compañero de la “decadencia” el ahínco y empuje que sentimos por vivir. En una frase para el recuerdo, grabada a fuego en cualquier lector del autor portugués, aseguraba que “El corazón, si pudiera pensar, se pararía”. Sabemos que “todo es imperfecto”, que “no hay ocaso tan bello que pudiera serlo aún, o brisa tan leve que nos produzca sueño que no pudiera darnos sueño todavía más tranquilo”, y a pesar de todo, de lo inalcanzable de la “experiencia total” y de la vacuidad de nuestros grandilocuentes deseos, perseveramos, consciente y deliberadamente, en la existencia. Sensaciones que crean en el sí mismo sentimientos encontrados: “En mi corazón hay una paz de angustia, y mi sosiego está hecho de resignación”.

Un tedio que incluye la anticipación solo de más tedio todavía; la pena ya de sentir mañana pena por haber sentido pena hoy – grandes marañas sin utilidad ni verdad, grandes marañas…

Sin embargo, lejos de mostrar un pesimismo a ultranza (al modo de Cioran) o un descarnado, violento e inevitable atisbo de hecatombe humana (como asegura Albert Caraco), Pessoa se guarda en el bolsillo el recurso de la esperanza. Un recurso que en absoluto se queda en lo literario, sino que, obligados por el propio devenir vital, hemos de ejercitar: “Ser pesimista es tomar cada cosa como algo trágico, y esa actitud es una exageración y una incomodidad”. Pessoa no es pesimista porque la existencia misma no lo autoriza: no hay duda de que nuestra vida transcurre entre penas y desilusiones (“¿De qué sirve soñar con princesas, más que soñar con la puerta de entrada de la oficina?”), de que por eso mismo debemos pedirle a aquella “poca cosa”, pero a la vez es lo cotidiano, eso que vivimos cada día, lo que nos permite embridar y después controlar una angustia que al principio parecía incontenible.

"Creo, a veces, que todo es falso y que el tiempo no es más que un marco para encuadrar lo que le es extraño".

Seres limítrofes, encerrados para siempre y a solas con la voluntad de querer serlo todo y la convicción de no poder ser nada. “Nunca nos realizamos. Somos dos abismos –un pozo mirando fijamente al cielo”, escribía Pessoa en uno de los pensamientos más bellos y profundos escritos sobre nuestra condición en el siglo pasado. Pero no hay que dejarse engañar: en el autor portugués se dejan ver también, con fulgor extremo –pero nunca diletante, erudito, científico–, las maravillas de la vida. Aunque son estas precisamente las que nos confiesan en susurros que puede que haya algo más allá, algo más perfecto que lo sentido, más perfecto que lo ya experimentado. El pasado de lo bueno nos trae –y nos condena a– la esperanza de lo mejor: “Todo en mí es tendencia para ser a continuación otra cosa; una impaciencia del alma consigo misma, como un niño importuno; un desasosiego siempre creciente y siempre igual. Todo me interesa y nada me cautiva”.

Llevo conmigo la conciencia de la derrota como un pendón de victoria.

El fundamental Libro del desasosiego, luminaria inmersa en los oscuros desastres del siglo XX, nos pone sobre la pista para reencontrar, a través de la literatura filosófica de Fernando Pessoa, el pedazo de eternidad que se esconde tras la perecerá existencia: “La vida, espiral de la Nada, infinitamente ansiosa por lo que no puede existir”. Una oportunidad sin parangón para, mediante nuestro contacto con el mundo y el trato con nuestras sensaciones, desenfocar las desdichas y sacar provecho de una Nada que nos ofrece atisbos de un Todo siempre inconcluso.

IMAGENES Y TEXTO DE LA WEB

Anuncios
Categorías: Biografía y obra, F | Etiquetas: , , ,

Navegador de artículos

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

lavidatiendea

...se hace camino al andar.

Mabel en papel

Memorias, relatos y un poco de poesía.

Mesteval.com

Todos nacimos con la capacidad de poder escribir nuestras historias sin la necesidad de ser escritores.

El mundo de puntillas

"Sólo una poeta más de latidos incoherentes y ojos color olvido"

VERMAJIKABLOG

A MOTIVATIONAL AND INFORMATIVE HINDI BLOG

Create Awesome

Life Awesome On YouTube

anansi2050

Deep Thoughts and Ideas

Here in the Silence

...is where I find my voice.

P.S. love Gen

Aspire to inspire

Jay Colby

Life, Inspiration & Motivation

FLOW ART STATION

THE ENLIGHTENED ART MAGAZINE

Kristorres

La peor experiencia la mejor maestra

MUSAS DISIDENTES

La poesía es mi último cartucho.

yorotradicionesblog

Costumbres y Tradiciones

The Jaguar

And its Allies

La perra envenená

Soy esa que está verde ... la del pelaje opaco...

Alescritor

Relatos cortos y proyectos de escritor

Sally.CS

"Érase una vez una gitana, que escribía historias de amor"

MY Alborada

Frases y fotografía poética.

anifa07@gmail.com

kegagalan itu cara Allah mengatakan "BERSABARLAH" aku memiliki sesuatu yang lebih baik untukmu

COMO SER POETA SIN MORIR

página web de Mero S. Myers

LoShame

Fashion Blogger

El globo de colores

"Es el camino recorrido el que nos da fuerzas para recorrer el que falta"

Mi lengua nativa

mis letras, mi cosmos...

DIARIO DE UNA FLOR

MI VIDA EN FOTOGRAFÍAS MAS UN POCO DEL MUNDO Y SU POESÍA.

Sueños de Papel

"El amor no tiene barreras. Salta obstáculos y vallas y traviesa muros para llegar a su destino lleno de esperanza.", Maya Angelou

Alejandro Muñoz Sánchez

Especialista en la realización de estudios analíticos de muestras biológicas humanas, interpretando y valorando los resultados técnicos como soporte al diagnóstico clínico u orientados a la investigación clínica.

Bhavna Misra

Artist, Painter, Designer

En el campo de lavanda

Vida, literatura y arte.

StoreDay

Știri clare din surse sigure!

Del día a día

De lo efímero, lo banal y sin sentido

Safira's Journey

Create Your Own Happiness

Perderme

Enredada en un mar de palabras.

Hazme poeta

Confesiones de un bastardo

Elia Santos

La vida en Poesía

El pájaro más libre del columbario

爱 Uno es de donde ama ; pero siempre querrá ir a donde vive 生

VESTIO ALONIECO

Pensamientos propios

Celestial Priestess's Fourth Density Journal

Metaphyics, Horoscopes, Personal Blog, Modeling & Recommended Products,

el coronel no tiene quien le lea

nacemos originales y morimos copia

quandolamentesisveste

emozioni di silvia de angelis

Hindberry Fruchtwein

Herstellung von Obstwein, Fruchtwein, Obstdessertwein, Fruchtdessertwein, Obstwermut

Misecretosdehoy

Qué bonita la vida.

The Foodinista

I guess I've always been a food obsessive, and it has gotten worse the older I've gotten

A %d blogueros les gusta esto: